Wicca: El círculo mágico

 El espacio sagrado es el área que queda dentro de un círculo Mágico definido, limpio y consagrado para el uso ritual, ya sea una celebración o para un trabajo.

Los pasos básicos que debes seguir en la creación de cualquier círculo Mágico son:

  • Trazar el círculo: significa delimitar el área a limpiar y consagrar y, definir los límites de la energía que contendrá.

  • Limpiar el círculo: comprende retirar las energías o seres no deseados, dejando un espacio inmaculado para poder trabajar y hablar en él.

  • Invocar a los Guardianes: es una invitación a las entidades guardianas para que vigilen y protejan el círculo, por ejemplo, los elementales o los Dioses.

  • La Inauguración: es el acto por el que se declara que el Círculo está limpio y preparado para cualquier acto.

  • Invocar a los Dioses y Diosas: consiste en invitarlos a venir y observar como invitados, incluso a veces para pedirles su ayuda y colaboración. 

  • El trabajo: puede ser la celebración de un Sabbat, un Esbat o un ritual mágico completo que pretende cambiar la situación de un individuo. 

Una vez el Trabajo ha finalizado y la energía ha tomado tierra, se deshace el Círculo de manera inversa a la que se creó.

  • Despedir a los Dioses: este paso implica el cierre de la invocación. este acto de agradecimiento y amor permite a los Dioses volver a sus reinos.

  • Despedir a los Guardianes: permite enviarlos a sus reinos etéreos.

  • Levantar el círculo: es devolver toda la energía restante a su lugar de origen.

  • Declarar la Apertura del Círculo: significa dar por terminada la sesión.


Cuando la ceremonia se celebra en un recinto cubierto, los wiccanos también limpiarán todo atisbo de su presencia excepto, claro está, que la ceremonia se celebre en una casa particular. En este caso, no hay problema para dejar altares u otro mobiliario más o menos permanente en el salón o dónde quiera que se haya llevado a cabo el círculo.


Al abrir el Círculo, los wiccanos toman todas las precauciones posibles para no cruzar los límites del Círculo, de hacerlo muestran una gran falta de respeto, además de interrumpir las energías y estropear el Trabajo.


El círculo puede ser intangible al ojo humano, pero para las personas sensibles a esas energías, es muy real. La mayoría de los perros no cruzarán nunca por en medio de un círculo.También los gatos demostrarán que están al corriente de la proximidad del círculo, pero, por su condición, podrán entrar y salir de él a su albedrío. Conviene recordar que los niños pequeños y los gatos son mucho más sensibles al mundo psíquico o espiritual.

Comentarios