Wicca: La reencarnación

 La creencia en la reencarnación suele estar presente en casi todos los wiccanos. Lo que cambia es la manera de entender el proceso. La creencia en alguna forma de alma o yo espiritual que pervive después de la muerte del cuerpo es bastante universal. La gente, por medio de sus actos, se construye su “destino” para sus vidas futuras. Si luchan para mejorar y ayudar a los demás, llegará un día en el que no tendrán más trabajos.


La reencarnación es una de las lecciones más valiosas de la Wicca. El conocimiento de que esta vida sólo es una de muchas, y cuando el cuerpo físico muere no dejamos de existir, sino que renacemos en otro cuerpo, responde a muchas preguntas pero origina otras. La wicca enseña que la reencarnación es el instrumento a través del cual nuestras almas son perfeccionadas. En la Wicca, buscamos fortalecer el cuerpo, la mente y el alma. Desde luego, llevamos vidas terrenales plenas y productivas, pero tratamos de hacerlo sin perjudicar a otras personas, la antítesis de la competencia, la intimidación y la búsqueda de ser el número uno.

Decidimos lo que necesitamos aprender para desarrollarnos, y entonces, se espera, durante la encarnación, trabajar por este proceso. Si no es así, regresamos a la oscuridad.

Se cree que el espíritu humano, o alma, es un fragmento de lo divino y eventualmente retornará a su divina fuente. Pero, por su propia evolución, es necesario que el alma experimente todas las cosas en la vida, ésta parece ser la explicación más sensible y lógica de mucho de lo que se encuentra en la vida. En cada vida tenemos cierta cantidad de cosas que aprender y experimentar. Cuando hemos hecho eso, nos graduamos. Para regresar a un grado más alto, renacemos en un nuevo cuerpo. Ocasionalmente experimentamos recuerdos de vidas previas, o parte de ellas, pero por lo general no recordamos. Tal vez una de las más comunes de las experiencias es la de dejavu, a menudo atribuido a la reencarnación. El sentimiento es un pequeño y rápido recuerdo de algo que pasó en una vida previa.

En brujería la creencia es que todas as cosas tienen alma. Existe una razón para que todas las cosas estén aquí... lo que se llama equilibrio natural.

La población de almas/espíritus, no es simplemente un número determinado de almas que comenzaron a desarrollarse juntas. Todo el tiempo se están introduciendo nuevas almas. Por lo tanto hemos llamado almas nuevas a aquellas que están en su primera encarnación, y almas viejas a las que han pasado por un gran número de vidas.

El tiempo trascurrido entre vidas puede variar, dependiendo del estudio de las lecciones aprendidas y de su integración a las lecciones previas. Entre vidas también nos podemos ver involucrados en la ayuda a otro espíritu que está en la tierra.

Comentarios